5.4.17

Ficciones: Review


Hablemos de clásicos... en general son historias complejas pero que extrañamente logran llegar a una gran masa de lectores, no? Ahora hablemos de clásicos argentinos... Tenemos una literatura rara. El estilo de Borges se ve en muchos otros autores argentinos y es un poco desconcertante. Aún así, terriblemente argentino. Raro como decirles que tiene prosa europea e ingenio gauchesco. 
Me explico: yo inocentemente pensaba que Borges había hecho cuentos como, por dar un ejemplo, los de Cortázar. Estos son disparatados pero te introducen al chiste, el autor te va guiando por donde él quiere que pongas la mirada. En cambio, Borges es el troll de la literatura: empieza la historia sin más y te tira un batallón datos, fechas y gente como si ya las conocieras. Algunos son reales y otros ficticios y los relaciona de manera que se genere una historia de dudoso realismo de la cual no tenes ni idea de qué te está describiendo, pero él te asegura que es así. La gran mayoría de sus cuentos son de este estilo pero hay excepciones. No puedo decir que estén mal, pero me encontré pensando en Borges como el que usa palabras complejas para disfrazar su falta de argumento. Y creo que se divertía haciendo esto, escribiendo textos intrincados para que el país (en su mayoría al menos) no pudiera entenderlos completamente por ser muy superiores a sus conocimientos. AH, pero saben qué? Sí hay que ser una luz para hacer eso, después de todo.

"[...] de las diversas felicidades que puede ministrar la literatura, la más alta era la invención."
"La certidumbre de que todo está escrito nos anula o nos afantasma."
Entonces ¿cómo pudo llegar a ser un autor clásico si nadie lo entiende? Bueno, creo que ahí está la cosa: es lo más argentino que hay. La ilusión tiene culpables dobles: el escritor que se mofa del lector y éste que a su vez cae en las redes de la ficción. Ahí se acerca más a una obra maestra, no? Por fortuna, como dije antes, no todos los cuentos de Borges son así. También hay otros que me parecieron simplemente sublimes y cada vez que planteaba algo como el destino o el hombre me sentía conectada a su forma de pensar, a "El mundo es un laberinto" y todos esos clichés borgianos.
Mis relatos favoritos fueron: Las ruinas circulares, La biblioteca de Babel y Tres versiones de Judas. El primero de todos me fue un poco confuso en el sentido de que parecía surrealista, el final es muy poético y en general se sintió muy mágico. El segundo habla de la vida y la búsqueda de sentido, simbolizando al mundo como una Biblioteca y el tercero replantea a Judas y a la humanidad de Cristo. 
A favor de Borges lo que tengo que decir es que tiene un manejo totalmente libre del lenguaje, a veces hermético, pero fértil de algún modo. Y de los cuentos que menos me gustaron, siempre había algún párrafo en el medio que valía la pena porque te estaba dejando una frase como "Al cabo de unos años de conciliábulos y de síntesis prematuras comprendieron que una generación no bastaba para articular a un país." (Argentina hoy y siempre?)
También tiene varios conceptos de sistema y heurística aplicados a sus cuentos, dos cosas que tuve que romperme la cabeza para entenderlas de forma consciente en la facultad y características que hacen a Borges un autor contemporáneo. Ahí es donde entra mi valoración personal: leerlo me adentró más a fondo en mi proceso de aprendizaje. Suena muy general, pero estudiar diseño tiene muchos Oxymorons: requiere pragmatismo y total libertad creativa a la vez. Y en cierta forma, así son las obras de Borges...
¿Qué mas queda por decir? Empezar el libro y acomodarme a su estilo me costó. Eso se ve al principio de mi reseña, fue un proceso. Pero mientras más leía más fácil era. Tal vez no terminé rápido el libro a pesar de tener sólo 190 hojas, pero fue mejor así. Si me cansaba, dejaba el libro y volvía después. Así evité el tedio, y pude disfrutar de la lectura. 
Por último, tal vez no recomendaría que lean el libro completo. Empezar con cuentos sueltos es mejor, pero sí lean a Borges al menos una vez! Es un deber patriótico como argentinos hacernos los intelectuales en temas que no tenemos ni pálida idea... Por ahí tuvimos suerte y Borges no dio la suya.👅

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Ale! Casi me da un infarto al comienzo de la reseña, Borges es de mis autores favoritos. Al comienzo es muy complejo y uno no entiende, pero contra más te vas metiendo en su mundo (y un poco en su cabeza), vas entendiendo poco a poco qué sentido tiene cada cosa, por qué el uso de cada palabra. Pero es como decís, un proceso. Ficciones lo leí para la facultad (igual ya había leído cosas de él antes), y tener a mis profesores me ayudó mucho a terminar de comprender gran parte de él. Las ruinas circulares y La biblioteca de Babel fueron dos relatos que me gustaron bastante, sobre todo el último. En fin, concuerdo, a Borges hay que leerlo al menos una vez. Y también entiendo por qué lo consideras un troll jaja. ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morí cuando dijiste lo del infarto jajaja

      Eliminar